Con solo 29 años, Katherine Louise Bouman revolucionó al mundo de la ciencia gracias a su aporte en la creación de un algoritmo que permitió obtener la primera imagen de un agujero negro, presentada por un grupo de científicos del consorcio internacional Event Horizon Telescope (EHT).

Mientras se daba a conocer la primera fotografía en la historia de un agujero negro la semana pasada, otra imagen comenzó a circular en internet: la fotografía de una científica con las manos unidas frente a su rostro y reaccionando con júbilo ante la imagen de un anillo de luz color naranja que rodea un profundo abismo oscuro.

Era una foto demasiado buena para no compartirla. La científica, Katherine Bouman —conocida como Katie Bouman—, una becaria de posdoctorado que colaboró con el proyecto, se convirtió de inmediato en una heroína para las mujeres y niñas en el campo de la CTIM —ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas—, un símbolo bienvenido en un mundo ansioso por representación femenina.

La investigadora acaba de graduarse del Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT) y fue parte fundamental del equipo que ideó este método que cumple con un sueño que tuvieron en algún momento genios como Albert Einstein y Stephen Hawking.

Fuente: Facebook Katherine Bouman.

Con un mensaje en su cuenta de Facebook que cita: “Mirando con incredulidad cómo la primera imagen que he hecho de un agujero negro estaba en proceso de ser reconstruida”, la foto de Katie ha causado gran revuelo en las redes sociales.

Katie comenzó con el proceso de desarrollo del algoritmo hace tres años, mientras culminaba su posgrado en el MIT.

El trabajo de esta joven genio ha sido comparado con el realizado por Margaret Hamilton, mujer que escribió el código que ayudo a realizar la primera misión de exploración a la luna. Además, Katie señaló de inmediato que no fue la única responsable del descubrimiento, sino que fue resultado de una colaboración a nivel mundial entre científicos que trabajaron juntos para crear la imagen.

“La imagen que se muestra hoy es la combinación de imágenes producidas por múltiples métodos. Ningún algoritmo o persona hizo esta imagen, requirió el increíble talento de un equipo de científicos de todo el mundo y años de trabajo duro para desarrollar el instrumento, procesamiento de datos, métodos de imagen y técnicas de análisis que eran necesarias para tirar de esta aparentemente imposible hazaña. Ha sido realmente un honor, y soy tan afortunada de haber tenido la oportunidad de trabajar con todos ustedes”. Fuente: Facebook Katherine Bouman.

En un mensaje de texto, Bouman dijo que tuvo que apagar su celular porque estaba recibiendo muchísimos mensajes. “Estoy tan contenta de que todo el mundo esté tan emocionado como nosotros y de que la gente considere nuestra historia como una inspiración”, escribió.

“Sin embargo, los reflectores deberían estar sobre el equipo, no solo sobre un individuo. Enfocarse en una persona de esta manera no ayuda a nadie, incluyéndome a mí”, enfatizó.

El equipo detrás del logro

El proyecto, dirigido por Shep Doeleman, un astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, fue un trabajo de más de doscientos investigadores. Aproximadamente cuarenta integrantes del equipo fueron mujeres, de acuerdo con la Iniciativa Agujero Negro de Harvard.

“Hay mujeres involucradas en cada etapa de este maravilloso proyecto”, comentó Sara Issaoun, de 24 años, estudiante de posgrado de la Universidad Radboud, en los Países Bajos, quien trabajó en la investigación.

“Ya que yo misma soy una mujer en el campo de la CTIM, creo que es bueno tener modelos a seguir que los jóvenes puedan admirar”, agregó.

Para capturar la imagen de un agujero negro (un fenómeno misterioso que siempre se creyó que era imposible ver), los científicos utilizaron ocho radio-observatorios en todo el mundo para estudiar la galaxia interrumpidamente durante diez días en abril de 2017. Luego se embarcaron en la difícil tarea de procesar inmensas cantidades de datos y mapearlos para convertirlos en la imagen que hoy todos conocemos. Sin duda alguna, se trata de un gran paso para la ciencia.

Foto de un agujero negro supermasivo en el corazón de una galaxia distante.

Fuente: Agencias.

#MujerInspírate

¿Que Opinas?

Comentarios