Mirarse frente al espejo es una acción que hacemos a diario, pero mirarse el corazón no es algo tan común de hacer. De eso va la introspección.

Introspección. Meditar

Muchos han descubierto cualidades extraordinarias dentro de sí, planteándose nuevas metas; mientras que otros han dedicado muy poco tiempo para sí y, al experimentar el dolor, se preguntan, “¿qué no está bien en mí?”.

En algún momento, todos nos hemos cuestionado –desde la culpa y la tristeza– cuando observamos los malos hábitos que nos han hecho errar. Sin embargo, el objetivo de auto-observarse va más allá de la crítica; es brindar lucidez y motivación para conocerse y ser feliz.

A continuación, te menciono una lista de los beneficios que  nos da la introspección, ese hábito de mirar más hacia dentro:

  1. Reconocer tus bondades y felicitarte por ello.
  2. Estimar la persona que eres, con sus virtudes y limitaciones.
  3. Agradecer el alcance de tus habilidades.
  4. Aprender del pasado para no tropezar con la misma piedra.
  5. Examinar los pensamientos y comprobar qué tan buenos o destructivos son.
  6. Caer en cuenta de lo que haces o dices y comprobar si tiene coherencia con lo que crees.
  7. Renunciar a los malos hábitos.
  8. Reconocer los errores y tener la voluntad para enmendarlos.
  9. Comprender la importancia del perdón y practicarlo.
  10. Ser flexible con uno mismo y con los demás.
  11. Vivir el presente sin ataduras.

Ya sabemos que para resolver los asuntos del corazón se requiere tiempo; tener paz requiere de luz en nuestro interior.

La generación del presente es una de las más distantes e indiferentes para practicar la introspección, ya que meditar pierde importancia ante las distracciones y un modo de vida acelerado.

Para quienes se cuestionan sobre la introspección: ¿qué es meditar y cómo hacerlo?

Meditar es descansar y se comienza con la decisión de dejar la mente en blanco, es decir, despejarte para no pensar en nada. Esta acción va acompañada de la voluntad y el agrado por hacerlo.

Al abandonar el afán, la mente comienza a darle un sentido evidente y entendible a nuestra manera de pensar y actuar. Es allí, mediante la práctica, que las reflexiones consecutivas van generando cambios profundos y progresivos en la conducta.

La introspección nos hace conscientes y de pensamiento coherente, también nos permite hacerle frente a la condenación, deseos de venganza, falta de perdón, poca estima, victimización, entre otras actitudes nocivas.

Al tener claridad de pensamientos, se vive en libertad para decidir por aquello que conviene y no conviene.

Meditar sobre nosotros mismos, hidrata el alma. Nada hay que forzar en la mente, pues, descansar dará paso a que la conciencia se renueve.

En este sentido, leer la Biblia es una de las fuentes más enriquecedoras para meditar y encontrar dirección en todo tiempo. Uno de sus grandes atributos es alentar el espíritu y fortalecer de adentro hacia afuera.

Deseo que te veas como una mujer próspera conforme tus heridas sanan, que tu carácter vaya adquiriendo sabiduría y tu buen ánimo te lleve a alcanzar nuevos niveles de fe y metas cumplidas.

La próxima vez que te mires al espejo, recuerda echar un vistazo también a tu interior. ¡Anímate a dedicar tiempo a lo que habita dentro de ti!

Ahora, hazme saber en los comentarios, ¿qué anhelarías ver en ti cuando te ves?

#MujerInspírate

¿Que Opinas?

Comentarios