“Si todas las mujeres que han sido sexualmente acosadas escribieran #YoTambién, podríamos dar una idea del problema”, y lo hicieron; medio millón de tweets llenaron las redes.

Se trata de “una avalancha que refleja la magnitud de un problema que no conoce fronteras y que es normalmente silenciado: el acoso sexual. Del hashtag #MeToo se pasó al #YoTambién, al #JoTambé, al #MoiAussi, al #EuTambém, y ha llegado también a Egipto, a Túnez y, entre otros lugares, a Dubái”, así lo reseñó La Vanguardia.

“#YoTambién fui acosada muchas veces. El evitar usar maquillaje y vestir holgadamente no hizo la diferencia, debemos dejar de justificarlo”, relata una usuaria en pocos caracteres. “El acoso que sufrimos a diario nos hace caminar más deprisa por las noches y pensar dos veces qué vamos a usar al día siguiente”, cuenta otra.

Ante la avalancha de tweets que evidencia la envergadura de esta problemática, Twitter anunció nuevas reglas para regular tuits que contengan “desnudez no consensuada” y mensajes de acoso, en una intensificación de la lucha contra el hostigamiento sexual que llega en medio del escándalo de abuso protagonizado por el productor de Hollywood, Harvey Weinstein.

El gigante de las redes sociales “suspenderá inmediatamente y de forma permanente cualquier cuenta identificada como la fuente original de desnudez no consentida y/o a usuarios que claramente están publicando información para acosar” a alguien, dice el texto.

Twitter define la “desnudez no consensuada” a lo que se conoce tradicionalmente como upskirting (término que se refiere a la tendencia de sacar fotos por debajo de la falda a mujeres sin su consentimiento y que aún no es considerado como delito de abuso sexual) o “contenido de cámaras ocultas”, entre otros.

Como las personas que aparecen en estas imágenes “frecuentemente no saben que el material existe, no requeriremos de un reporte de la víctima para removerlo”, asegura el comunicado de la empresa.

Twitter también dijo que las conversaciones cargadas de contenido sexual y el intercambio de publicaciones sexuales serán ahora inaceptables y prometió tomar acciones cuando tales casos sean reportados por participantes u observadores. Estas medidas siguen a una promesa que había hecho el cofundador del grupo, Jack Dorsey, y llegan tras el revuelo que causó la suspensión temporal de la cuenta de la actriz Rose McGowan, una de las que han acusado a Harvey Weinstein de violación.

El famoso productor fue despedido de su cargo como codirector de The Weinstein Company y renunció al consejo de administración de la compañía. Unas 40 actrices, incluidas las estrellas Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie y Mira Sorvino, denunciaron que fueron acosadas sexualmente por el productor. A raíz de este terrible caso, mujeres de todo el mundo se han atrevido a revelar sus historias de acoso sexual para demostrar una vez más que a pesar del silencio que muchas guardan, la problemática ha tocado la vida de la mayoría de las mujeres y es un problema que nos compete a todos atender.

Fuente: AFP, con modificaciones.

#MujerInspírate

¿Que Opinas?

Comentarios