Gracias a los avances tecnológicos, cada vez son más las personas que trabajan de manera remota o bien, se desempeñan como trabajadores freelance.

Si bien, ser tu propia jefe y no tener que estar supeditada a cumplir un horario laboral es el sueño de muchas, esto de “trabajar desde casa” puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza si antes no te organizas y procuras optimizar tu espacio.

Uno de los mayores retos que implica trabajar desde casa es garantizarnos un ambiente sano y cómodo que no acabe por minar nuestra salud mental y emocional. Por esa razón, hemos recopilado para ti algunos consejos que te ayudarán a optimizar tu tiempo y espacio de trabajo sin sentir que enloquecerás en el intento.

Crea tu propio espacio

El hecho que trabajes de manera remota no quiere decir que lo harás desde cama y en pijamas. Sí, sabemos que es tentadora la idea, pero ¡no caigas en la trampa!

Es primordial que, aun estando en casa, habilites un espacio laboral que puedas interpretar como “tu oficina” si no quieres que acaben por mezclarse las cosas del hogar con tu oficio y sus gajes. Para hacerlo, tampoco requieres un cuarto aparte, simplemente puedes disponer de un espacio de tu sala o de cualquier otra área de tu casa para instalarte. Preferiblemente escoge un área donde entre luz natural o con una ventana cerca para evitar la sensación de encierro.

Fuente: Pinterest.

Aunado a esto, procura darle vida a ese espacio y personalizarlo a tu gusto para que te sientas motivada cada vez que lo ocupes. Tampoco escatimes en invertir en un buen mobiliario –silla y escritorio– porque esto evitará que, a la larga, tu salud física se vea comprometida.

Poner en práctica estos principios te ayudará a mantener el balance y le hará bien a tu cerebro porque no sentirá que está todo el tiempo en “modo hogar activado” por el hecho de trabajar desde casa.

Procura el orden

El siguiente punto es esforzarte en mantener el orden ya que muchas personas tienen por costumbre dejar un caos en su cuarto o casa antes de irse al trabajo y pues, al trabajar de manera remota, este hábito resulta contraproducente.

Tampoco necesitas invertir horas en limpiar u ordenar, todo lo que necesitas es no dejar que el desorden se acumule.

La diseñadora de interiores, Georgia Ezra, sugiere adoptar una regla de cinco pasos para mantener un espacio saludable. “Cada vez que te levantes de tu escritorio o camines por tu casa, selecciona cinco cosas para guardar. De modo aleatorio, reserva cinco minutos para organizarte, y verás cómo notas la diferencia”, apunta.

Establece un cronograma de trabajo

Contrario a lo que se cree, quienes trabajan por su cuenta suelen tener vacaciones muy cortas y no cuentan con tanto tiempo libre como aquellos con un trabajo tradicional.

En este orden, es vital que te organices, establezcas un horario y una lista de actividades con el fin de no caer en el error de trabajar de 10 a 12 horas al día o terminar por sacrificar el poco tiempo libre que tengas.

Establecer un horario te ayudará a respetar tus –merecidos y necesarios– tiempos de descanso y recreación, además de separar tu tiempo de trabajo del tiempo que tomas para atender las actividades del hogar, como cocinar, lavar, limpiar y demás tareas.

Toma un día para trabajar lejos de la rutina

A muchos trabajadores freelance se les da bien trabajar desde casa, sin embargo, uno de los puntos en contra de esta tendencia es que sacrifica la socialización e interacción, puntos vitales para una buena salud mental y emocional.

Por ese motivo, sugerimos que una vez por semana procures cambiar de ambiente y trabajar desde un café o bien, optar por ir semanalmente a un espacio de coworking en donde puedas –además de trabajar– conocer personas con tus mismos intereses profesionales y ¿por qué no?, crear vínculos.

#MujerInspírate

¿Que Opinas?

Comentarios