Una vez, ese es el tiempo de una oportunidad. Una vez que pasa, no hay vuelta atrás. Mi intención con este post es brindarte algunos criterios básicos que te permitan aprovechar una oportunidad cuando se te presente. Pero antes, te responderé por qué dura solo “una vez”.

El término oportunidad proviene de la palabra oportuno y se refiere a algo que llega justo en el momento necesario, es decir, cuando la talla calza a la medida.

Por ende, la oportunidad representa un portal abierto, una solución, una salida que a la vez implica entrar, aceptar y tomar otro rumbo. Esa elección es para dejarte en el sitio donde ya te encuentras o para trasladarte hacia otro escenario.

El poder elegir es lo que hace que esa oportunidad esté disponible solo una vez, ya que si  descartas esa nueva opción, ya no estará a tu disposición porque así lo has decidido. Esto sucede cuando no todas las oportunidades las vemos provechosas.

Ahora bien, más allá de la oportunidad que se te presente, debes pensar y meditar si realmente estás experimentando en tu vida un tiempo oportuno. Hacerlo te dirá si esa oportunidad es viable o no debido a que no cuentas con el recurso para asumirla o bien, sencillamente porque no estás preparada para ella.

Los cuestionamientos surgen cuando no entendemos este principio y así damos paso a expresiones como: “¡dejé pasar esa oportunidad!”, “¡tuve la oportunidad y no la aproveché!”, “¡estaba la oportunidad frente a mí y no me di cuenta!”… y así, ¡cómo nos lamentamos!, ¿cierto?

Bueno, si esto te ha pasado –cómo a mí–, ten paz. A continuación, te daré cinco perspectivas bajo las cuales podrás analizar una oportunidad para saber si te conviene o no; hacerlo dependerá de ti así que ¡toma provecho!

Si contiene tus valores, es una buena oportunidad

Mantente atenta porque si una oportunidad te permite conservar tus principios, tu estilo propio de ser y no te obliga a adoptar patrones que no van acorde a quien eres, entonces se trata de una oportunidad que tiene afinidad contigo porque va con tu lenguaje de moral y de credo. Así que tómate tiempo para meditar en ella y no la descartes tan rápido solo porque las circunstancias te digan lo contrario.

Si te permite superarte, es una buena oportunidad

Toda opción que te permita crecer aunque implique salir de tu zona de comodidad y del conformismo, es una puerta abierta digna de considerar.

Si mejora tu condición actual y te conduce hacia tu propósito, es una buena oportunidad

Muy pendientes con esto porque no toda mejora es continua, puede tratarse de una oferta ambiciosa y temporal; es allí donde debes tener claras las respuestas a qué es lo quieres, qué es lo que vas a hacer y hacia dónde vas. Esas son las preguntas que te llevarán a ver lo oportuno como lo ideal para optar.

Si no altera lo que ya tienes en orden, es una buena oportunidad

Las oportunidades siempre se van a presentar, pero no se negocia lo que ya tiene un fundamento, un lugar, una función, un objetivo y un destino claro. Entonces, ten en cuenta cada  uno de los alcances que hayas logrado en tus procesos de crecimiento a la hora de evaluar si es o no conveniente una oportunidad, porque eso es lo que te llevará a retener y a valorar lo que ya posees como algo propio y único.

Si despierta tu creatividad, es una buena oportunidad

Cuando la oportunidad se encuentra con la preparación es cuando el acto creativo llega a su máxima expresión.

Si esa oportunidad te permite poner tus conocimientos en práctica, ver tu habilidad y el talento que no veías o no creías que tenías, es una opción para elegir y atreverse a alcanzar.

Recuerda, las oportunidades van a llegar estemos preparadas o no lo estemos. Entonces, ¿qué la hace oportuna?, tu nivel de fe, discernimiento y humildad para detenerte a meditar, verte en el espejo del amor y la corrección, así como la disposición que tengas para escuchar –y atender– el buen consejo.

La vida no se trata de correr para llegar más rápido, se trata de terminar a tu propio ritmo lo que comenzaste y de completar tus estados de comprensión de lo que diariamente llamas vida.

Estas son mis recomendaciones para que así, cuando llegue la oportunidad propicia, no la dejes ir porque realmente te encuentras en el lugar y en el tiempo indicado.

#MujerInspírate

¿Que Opinas?

Comentarios