Hoy me preguntaba: ¿a quién no le gusta andar despeinada? Personalmente podría decir que me encanta porque me siento yo misma, natural, auténtica y muy feliz. Por eso quiero compartirles este bello escrito de nuestra querida amiga Mafalda, el cual describe de una manera muy especial el hecho de “vivir Despeinada” y no solo eso, sino también la invitación que nos hace a tener una buena autoestima, rompiendo el molde de lo cotidiano en la sociedad:

Todos deberíamos atender estas frases con intensidad, sin poses, disfrutando cada momento, cada experiencia, cada afecto. Sin lugar a dudas, seríamos mucho más felices si lo hiciéramos.

Hoy he aprendido que hay que dejar que la vida te despeine, por eso he decidido disfrutar la vida con mayor intensidad. Después de todo, ¡el mundo está loco! Lo rico, engorda. Lo lindo, sale caro. El sol que ilumina tu rostro, arruga; y lo realmente bueno en esta vida, despeina. Veamos:

Reír a carcajadas, despeina.
Hacer el amor, despeina.
Quitarte la ropa, despeina.
Viajar, despeina.
Volar, despeina.
Meterte en el mar, despeina.
Besar a la persona que amas, despeina.
Jugar, despeina.
Cantar hasta que te quedes sin aliento, despeina.
Bailar hasta que dudes si fue buena idea ponerte tacones altos esa noche, ¡te deja el pelo irreconocible!

Así que como siempre, cada vez que nos veamos, yo voy a estar despeinada. Sin embargo, no tengas duda de que estaré pasando por el momento mas feliz de mi vida.

Es ley de la vida: Siempre va estar más despeinada la mujer que elija ir en el primer carrito de la montaña rusa, que la que elija no subirse.

Puede ser que te sientas tentada a ser una mujer impecable, peinada y planchadita por dentro y por fuera. El aviso clasificado de este mundo exige buena presencia: Péinate, ponte, sácate, cómprate, corre, adelgaza, come sano, camina derechita, ponte seria… y quizá deberías seguir las instrucciones…. pero ¿cúando me van a dar la orden de ser feliz?

¿Acaso no se dan cuenta que para lucir linda, me debo sentir linda? ¡la persona más linda que puedo ser! Lo único que realmente importa es que al mirarme al espejo, vea a la mujer que debo ser. Por eso esta es mi recomendación a todas las mujeres y ¿por qué no?, también a los hombres.

Entrégate, come rico, ama, besa, abraza, baila, enamórate, relájate, viaja, salta, acuéstate tarde, levántate temprano, corre, vuela, canta, ponte linda, ponte cómoda, admira el paisaje, disfruta, y sobre todo: deja que la vida te despeine. Lo peor que te puede pasar es que sonriendo frente al espejo, te tengas que volver a peinar.

Amo vivir felizmente despeinada, ¿y tú?

Gracias, Mafalda.

¿Que Opinas?

Comentarios