Aunque muchas prefieran negarlo, me atrevo a decir que no hay mujer sobre la faz de la tierra que no haya soñado con el día de su boda al estilo del glamour típico de Disney: el gran vestido resplandeciente, una recepción de ensueño, con todas las miradas maravilladas sobre ti y con un deslumbrante hombre –casi perfecto– esperándote al pie del altar. Sin embargo, cuando vamos creciendo –y madurando– caemos en cuenta que las cosas no son tan color rosa como nos las pintaron, más aún cuando de la búsqueda de un prospecto aceptable de “príncipe” se trata.

Quizás hayas besado a muchos sapos en la vida, te sientas sumamente exigente, o bien, simplemente el amor no te ha flechado, pero de algo no cabe duda: el tiempo que llevas soltera ya se mide en años, sientes que el reloj corre y temes que con él, se te vaya el tren de formar una familia. ¡Esto es tan típico! ¿Cómo no serlo? Si conforme vamos ganando añitos, esas preguntas incómodas respecto a nuestra vida emocional por parte de familiares, o esas situaciones incómodas en nuestro círculo social, que se presentan con nuestros amigos que se creen casamenteros, se han convertido en el pan de cada día, ¡así cualquiera se frustra!

Sin embargo, este artículo está diseñado para que cambies tu perspectiva y rompas ese paradigma que te hace ver tu soltería como una maldición por deshacer. Aunque no lo creas, la soltería es una etapa sumamente valiosa y significativa de preparación que, en nuestro afán por no estar solas y adelantarnos a los tiempos, la mayoría acaba valorando –y hasta añorando– cuando ya se encuentran casados. Por esto, en Mujer Inspírate te presentamos los siguientes puntos en los que deberás meditar para aprender a aprovechar esta etapa de tu vida y prepararte mientras llega la persona indicada. Recuerda que el amor, más que recibir, se trata de dar:

La soltería es un tiempo para perseguir tus sueños

¿Qué estudiar?, ¿qué hacer?, ¿a qué dedicarte?, ¿qué proyecto emprender?, ¿qué aprender?, ¿a dónde viajar?… Cuando eres una persona soltera y madura, ¡el mundo entero es un abanico de opciones para ti! Pues, dispones de todo tu tiempo para dedicarte a lo que deseas, o bien, para encontrarte a ti misma si sientes que has andado por el rumbo equivocado.

Si de por sí cuesta identificar nuestra pasión, graduarse, emprender un negocio y encontrar el trabajo adecuado siendo solteros, ¿cuánto no más casado o con hijos? Es por esto que en esta etapa tienes la libertad de emprender, cambiar, equivocarte y volver a empezar, pues, el tiempo es solo tuyo.

La soltería es un tiempo para afianzar tu identidad

¡Cuántas personas andan por la vida sin saber quiénes son, lo que quieren o hacia dónde van! Ahora imagina cuán triste resulta invertir tiempo y afecto en una persona que aún no se sepa lo que quiere en la vida. ¡Esto pasa en muchas relaciones y genera corazones rotos!

Cuando estamos solteros, podemos ocuparnos con libertad de nuestras crisis existenciales sin efectos colaterales en otros; podemos definir lo qué queremos, qué merecemos, qué esperamos de un compañero, qué no estamos dispuestos a aceptar de él y hacia dónde nos dirigimos, de manera que cualquier persona sin rumbo no venga a estropearnos el paseo, o bien, evitemos ser nosotras quienes les dañemos el paseo a alguien más.

La soltería es un tiempo para sanar

Hay personas que no saben estar solteras porque eluden sus carencias emocionales o asuntos inconclusos a través de la compañía de alguien más. Sí, es lindo sentirse querido, pero mientras no aprendamos a encarar nuestros asuntos del alma como heridas del pasado, errores, falta de perdón, baja estima, contentamiento en sí mismo y pare de contar, no aprenderemos a amar. Recuerda que un corazón herido solo sabe lastimar.

Aunque se lea fácil, estos puntos abordan procesos que muchas veces no serán fáciles para ti, pero que solo tú tienes la potestad de cambiar. Se trata de sincerarte contigo misma y preparar tu corazón para convertirte en la persona correcta, esa que más allá de sus deseos y emociones, sepa discernir lo que le conviene; y cuando la persona correcta llegue, tu corazón esté lo más sano posible para corresponder un amor justo de la manera en que tú misma lo esperas. Recuerda que lo bueno se hace esperar.

#MujerInspírate

¿Que Opinas?

Comentarios