¿Alguna vez te has preguntado el impacto que tiene en tus hijos que papá esté presente o ausente del hogar? Si eres madre soltera, nuestro objetivo con este post no es desmeritar tu continuo esfuerzo por sacar adelante a tu familia, sino reconocer la importancia y vitalidad de la figura paternal para el desarrollo de los más pequeños de la casa.

A ti, que eres mamá, emprendedora, esposa y trabajadora, quiero darte a conocer algunos de los efectos positivos que tiene la presencia de papá en la crianza de los niños.

1. Permite la exploración. Los niños más pequeños –de 0 meses a 5 años– tienen una capacidad innata de exploración y en paralelo, siguen necesitando la protección de sus cuidadores.

En el caso de los padres, se ha encontrado que ellos se sienten más cómodos supervisando a sus hijos en actividades libres como jugar, correr, saltar, descubrir objetos, trepar, manejar bicicleta… De esa forma, los niños van creciendo con la firmeza de saber que pueden tomar iniciativa en actividades físicas, tomando riesgos y asumiendo sus consecuencias.

2. Les enseña un mejor manejo de sus emociones. Recordemos que la infancia es un laboratorio de las situaciones que viviremos en la adultez; con esto en mente, papá puede ayudar a sus hijos a conectar con una emoción primaria y tan común en la niñez: la frustración.

Un papá que usa palabras simples y concretas para explicar este concepto a su hijo/a, está dando un paso adelante para ayudarle a encontrar mecanismos de afrontamiento positivos, como la resolución de conflictos, la comunicación efectiva, y la empatía.

3. Impulsa un mejor rendimiento en la escuela. Al momento de comenzar la etapa escolar, el niño se ve expuesto a múltiples agentes estresores a los que debe adaptarse: una nueva maestra, normas del aula, formas de aprendizaje, permanecer sentado por un determinado tiempo, entre otras reglas.

El apoyo de papá en la infancia temprana y en la edad escolar apunta a que los niños presenten menos problemas en el comportamiento y mejor rendimiento.

4. Promueve el respeto y entendimiento con la pareja futura. Por último, la crianza con papá también es una oportunidad para las niñas de aprender cómo ser tratadas por un caballero al observar a su padre ser respetuoso, atento y cariñoso con su madre. Para los niños, es un ejemplo de primera mano en la resolución de conflictos en el hogar a través de la comunicación sin necesidad de violencia ni malos tratos.

Me despido agradeciéndote por leer este artículo. Si estás aquí, es porque tu corazón sabe que lo necesitabas leer.

Recuerda compartir esta información con quiénes pienses que puedan beneficiarse y ten presente que puedes enviarme tus preguntas o inquietudes sobre el tema en cualquier momento.

#MujerInspírate

¿Que Opinas?

Comentarios